viernes, 29 de junio de 2007

Cerrando círculos.

Ya ha pasado un buen tiempo desde mi último post, a ver si no me oxidé, jah…

¿Qué ha sido de mi vida?

Mmm, terminé mi escuela :) Bueno, las materias ya las libré, al último como que andaba tropezándome con una pero como todo un mediocre, me alegré mucho de haberla pasado con 76.

Ya inicié mi Residencia, asistí a dos empresas antes de que me entrevistaran en la que finalmente me quedé. Y digo, no fui el único que eligieron, pero sí el que eligieron en el mismo momento de la entrevista :D

Y vaya que me gustó el proyecto en el que estoy trabajando.
Pero ya, ese no es el motivo de este post...

El otro día, recorriendo las instalaciones de la empresa, di con una carpeta que estaba medio escondida, me puse a husmear y descubrí en ella una serie de cadenitas impresas, de esas que la gente ociosa se pone a mandar a sus contactos.

Entre ellas había un escrito que llamó mi atención. Dice así:
.......................................................

Cerrando círculos, cerrando puertas, cerrando capítulos…

Como quieras llamarlo. Lo importante es poder cerrarlos. Lo importante es poder dejar ir esos momentos de la vida que se van clausurando.

¿Terminaste con tu trabajo?, ¿finalizaste una relación?, ¿ya no vives más en esa casa?, ¿debes irte de viaje?, ¿la amistad se acabó?

Puedes pasarte mucho tiempo de tu presente cuestionándote los porqués, en devolver el casete y tratar de entender por qué sucedió tal o cual hecho.

El desgaste va a ser infinito. En la vida todos estamos destinados a ir cerrando capítulos, a terminar con etapas de la vida y seguir adelante.

No podemos estar en el presente añorando el pasado, lo que sucedió, sucedió. Hay que soltar, hay que desprenderse.

No podemos ser niños eternos ni adolescentes tardíos, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros. No.

Los hechos pasan y hay que dejarlos ir.

Por eso a veces es tan importante destruir recuerdos, regalar presentes, cambiar de casa. Fotos por romper, documentos por tirar, libros por vender o regalar...


Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación. Dejar ir, soltar, desprenderse.
En la vida nadie juega con las cartas marcadas y como hay que saber disfrutar el éxito, también hay que aceptar la derrota.

Deja atrás el resentimiento, el repasar y repasar situaciones acontecidas tiempo atrás sólo va a conseguir amargarte.
La vida va hacia delante, nunca hacia atrás.

¿Por qué andar por la vida dejando puertas abiertas? Así nunca podrás vivir el presente con satisfacción.

Noviazgos que no clausuran, posibilidad de volver, necesidad de aclaraciones, palabras que no se dijeron…

Si puedes enfrentarlo ahora, hazlo. Si no, déjalo ir.

Pero no lo hagas por orgullo o soberbia, sino porque estás completamente seguro de que ya no encajas ahí.
Ya no eres el mismo que se fue hace dos días, hace tres meses, hace un año. Por lo tanto, ¿por qué volver a lo mismo?


Cierra la puerta, pasa la hoja, cierra el círculo…
.......................................................
Las partes resaltadas son con las que más me identifiqué. Generalmente cuando quiero hacer un cambio interno en mí, como dejar atrás algo, cambiar de alguna manera mi forma de ser y esas cosas, empiezo por un cambio físico.

Ahora sé por qué.

En cuanto a eso, cuestionarme los porqués, siempre lo hago, y tanto hacerlo no es sano. Digo, es bueno conocer la raíz de las cosas, pero no siempre estamos preparados para la respuesta, a veces las respuestas lastiman.

A veces las respuestas están fuera de nuestro control, y todo aquello que esté fuera de nuestro control nos asusta, no?

No. Confianza. Una persona no puede controlar a otra (bueno, hay sus excepciones), y sin embargo le contamos nuestros más íntimos secretos a un amigo, a la novia. Por qué? Confianza.

Algo con lo que batallo, verdad? :(

Hay otra cosa que llamó muchísimo mi atención, “Ya no eres el mismo que se fue hace dos días, hace tres meses, hace un año. Por lo tanto, ¿por qué volver a lo mismo?”

Pondré como ejemplo… mmm, bah! Lo primero que se me viene a la mente, cuando terminas una relación :P

Toda aquella experiencia vivida debe dejar algo en ti, aprendizaje. Si no fue así, pasó en vano.
Entonces, al momento de terminar una relación y haber transcurrido algún tiempo, cambias irremediablemente. Quizá no en esencia, pero sí tu actitud.

Pero, supongamos, transcurre algún tiempo y aquella persona con quien terminaste una relación vuelve a tu vida. Podrá funcionar de nuevo la relación?

Quizá. Como lo planteé anteriormente (y obviamente es mi punto de vista), las personas cambian, pero no creo que esté mal. Digo, si una pareja termina es por que las cosas no andaban bien.

Y si quieres que la relación funcione, no puedes volver a lo mismo, los mismos errores, la misma actitud, etc. Pero entonces cuál es la solución??

Re-enamorarse, volver a enamorar a tu pareja. Cambió, entiéndelo, no pidas que las cosas sean como antes (antes no funcionó, estúpido).

Sí, definitivamente hay que cerrar los círculos, pero dónde dice que no puedes iniciar un nuevo círculo con la misma persona?